En los últimos años, todas las organizaciones, independientemente de la industria o nicho al cual pertenezcan, buscan incorporar soluciones que les permitan optimizar sus procesos y obtener mejores resultados. La automatización robótica de procesos es una de ellas.

Lejos de detener su expansión o estancarse, esta tecnología evoluciona constantemente. Cada vez son más las empresas que deciden invertir recursos para poner en marcha iniciativas de RPA, porque saben que es clave para mantener su competitividad en un mercado cambiante y exigente.

Automatización robótica de procesos, una de las principales inversiones en la actualidad

La RPA es uno de los segmentos de mayor y más rápido crecimiento en el mundo. De acuerdo con Gartner, el gasto en automatización robótica de procesos ascenderá a los 2900 millones de dólares durante el 2022, lo que representa un incremento del 19,5% en comparación con el año anterior.

Para el 2023, las previsiones también son alentadoras, ya que, según los cálculos de esta consultora, el gasto mundial en este segmento alcanzará los 3352 millones de dólares, lo que representa un crecimiento interanual del 17,5%.

Este crecimiento se debe a que las empresas se dan cuenta de la importancia de este tipo de tecnologías para seguir siendo competitivas y para paliar los efectos negativos de la Gran Renuncia, un fenómeno que empuja a las organizaciones a incorporar soluciones que alivien el agotamiento de los colaboradores y aumenten su flexibilidad y capacidad con rapidez y precisión.

Como puede observarse, la automatización robótica continúa siendo un mercado en vías de crecimiento. Por eso, los proveedores de esta tecnología evolucionan su oferta hacia plataformas más avanzadas y con mayores capacidades integradas que permiten mejorar aún más los procesos.

Implementación de RPA: la visión de los usuarios

En sintonía con lo que menciona Gartner, otra encuesta reciente aplicada sobre usuarios de esta solución ratifica el crecimiento de la automatización de procesos, dado que el 67% de los encuestados reconoció haber invertido en RPA durante el 2022, mientras que el 81% de ellos manifestó que planea invertir mayores recursos el próximo año.

Sin embargo, esta pesquisa también puso de manifiesto otras cuestiones, asociadas a la puesta en práctica de la RPA. El 69% de los participantes sostuvo que experimentan inconvenientes con los bots de manera semanal y que, en ocasiones, las reparaciones no son instantáneas, dejando en claro que es necesario apostar a la construcción de tecnologías más robustas.

Por otro lado, el 56% de los usuarios indicó la necesidad de contar con soluciones de RPA de código abierto, mientras que el 65% de los encuestados argumentó que adoptar un modelo de pago por uso para este recurso sería ampliamente beneficioso.

Cuál es el futuro de la automatización robótica de procesos

La automatización robótica de procesos es una tecnología con un altísimo potencial que está en permanente evolución con el objetivo de encontrar nuevas maneras de impulsar la productividad y la eficiencia de las organizaciones.

Para automatizar aquellas tareas que habitualmente requieren la intervención humana —como, por ejemplo, la aprobación o el rechazo de un crédito, la respuesta a la pregunta de un cliente o la lectura de un documento digital o correo electrónico—, las empresas necesitan contar con herramientas que potencien la capacidad de automatización de la RPA y amplíen su ámbito de aplicación.

La automatización inteligente (AI) es el instrumento que les permite a las compañías optimizar las automatizaciones a lo largo de todas las etapas de sus procesos y avanzar en el camino hacia la transformación digital.

¿De qué se trata la AI? De la combinación de RPA y herramientas de Inteligencia Artificial (IA), como, por ejemplo, Reconocimiento Óptico de Caracteres (OCR), Reconocimiento Inteligente de Caracteres (ICR) o Gestión de Procesos de Negocio (BPM).

Esta unión de tecnologías aumenta la potencia de la automatización y la vuelve aún más eficiente, porque conjuga la velocidad y eficiencia en la ejecución de tareas que aporta la RPA con el aprendizaje automático o Machine Learning (ML) que brinda la IA, logrando operaciones de mayor complejidad.

El ML les  permite a las computadoras analizar datos y reconocer patrones de forma similar a los humanos. Por eso, la IA ayuda a que los robots sean más precisos y tengan la capacidad de procesar datos para tomar decisiones.

A medida que la RPA se integre con soluciones de IA y ML, volviéndose más inteligente, ofrecerá aún más beneficios, tanto para las organizaciones como para sus colaboradores y clientes.

¿Tienes dudas sobre la automatización robótica de procesos y sus aplicaciones? Contáctanos.