Cada vez son más las empresas que deciden poner en marcha proyectos de Automatización Robótica de Procesos (RPA). La incorporación de la fuerza de trabajo digital tiene como objetivo liberar a los colaboradores de tareas repetitivas, potenciar el talento humano, reducir los errores y generar un impacto positivo en la operatoria.

Ahora bien, la búsqueda por mejorar el desempeño de los procesos no se detiene aquí. Gracias a los avances tecnológicos en materia de Inteligencia Artificial (IA) es posible ampliar los horizontes de la automatización y darle un impulso adicional a las iniciativas de RPA, incrementando su eficiencia y ampliando sus escenarios de aplicación.

Qué es la automatización inteligente 

La Automatización Inteligente (AI) es la combinación de tecnologías de RPA con tecnologías de IA con el objetivo de potenciar aún más las iniciativas de automatización en todas las etapas de los procesos y de contribuir positivamente a la transformación digital de las organizaciones.

Fuente: Sitsi (Software and IT Services Industry)

Tal como mencionamos, la RPA consiste en la implementación de software que replica las acciones e interacciones de los seres humanos con sistemas informáticos y luego ejecuta estas tareas de manera automática basándose en un conjunto de algoritmos.

Es decir que cada uno de estos algoritmos, comúnmente conocidos como robots o “bots”, lleva a cabo una acción determinada de forma automatizada, de acuerdo a las instrucciones previamente configuradas. Esto implica que la RPA no se perfecciona con la experiencia ni implementa mejoras por sí misma automáticamente, sino que requiere de la intervención humana.

La IA, por su parte, consiste en el uso combinado de algoritmos, conjuntos de datos y técnicas de Deep learning con el objetivo de imitar, complementar y mejorar las habilidades de los humanos en términos de percepción, entendimiento, resolución de problemas, razonamiento, aprendizaje, training e interacción con el entorno y con los individuos.

A diferencia de la RPA, la IA incluye mecanismos de autoaprendizaje, lo que quiere decir que los resultados entregados mejoran a través de la repetición y del entrenamiento y que cuanto más sean los datos o registros ingresados, mayor será la eficiencia de las herramientas.

La automatización inteligente es un tipo de RPA que se construye con un algoritmo capaz de resolver automáticamente cuestiones específicas del proceso que debe seguir basándose en las herramientas de IA.

Por qué la automatización inteligente potencia los procesos organizacionales

Combinando ambas tecnologías y aprovechando los beneficios de ellas, la AI se revela como la solución más eficiente para las organizaciones, ya que no solamente se centra en los procesos, sino que busca mejorarlos con técnicas de Deep learning, Procesamiento del lenguaje Natural (PLN) y machine learning (ML).

La IA amplía los escenarios de automatización y logra una mejor integración de la tecnología, los procesos organizacionales y los colaboradores, potenciando la operatoria y la rentabilidad.

A través de la automatización inteligente las organizaciones pueden:

·         Automatizar los procesos end-to-end

Esto se traduce en el ahorro de tiempo y dinero, la reducción de los márgenes de error derivados de la interacción humana y el aumento de la velocidad de procesamiento, lo que deriva en resultados optimizados.

·         Reducir los obstáculos operativos y procesar datos complejos

La combinación de las tecnologías RPA y IA ayuda a identificar problemas funcionales y a conectar las operaciones de las distintas áreas. 

Además la AI permite capturar, almacenar, modificar y recuperar registros de diferentes tipos de fuentes, ejecutando los procesos con mayor éxito.

·         Eliminar los errores y las excepciones

Tal como mencionamos, la fuerza de trabajo digital le aporta precisión a las tareas rutinarias y complejas, reduciendo los márgenes de error.

Al combinar los algoritmos de RPA con las herramientas de la IA los bots inteligentes mejoran los resultados al detectar errores y aprender a solucionarlos por sí mismos.

·         Garantizar el cumplimiento de los objetivos del área

La AI significa un gran avance a la hora de cumplir los requerimientos establecidos previamente por cada sector y de garantizar la implementación de las mejores prácticas.

·         Liberar el talento humano

La fuerza digital no elimina el trabajo de los seres humanos, sino que libera a los colaboradores de tareas tediosas y repetitivas, otorgándoles mayor tiempo para desarrollar sus habilidades y potenciar su talento en pos del éxito de la organización.

La automatización inteligente, una tendencia que crece a nivel global

A mediados del 2020 Deloitte llevó a cabo el estudio Automation with Intelligence en el cual se entrevistaron 441 ejecutivos en posiciones decisorias en empresas de diferentes rubros en 29 países.

La expansión de la automatización se ve claramente cuando se comparan los datos actuales con la información obtenida en 2015 por la misma consultora. En ese año, apenas el 13% de las compañías vislumbraba la puesta en marcha de este tipo de iniciativas. Actualmente el 78% de las organizaciones confirmaron que ya implementaron automatizaciones y el 16% indicó que planea hacerlo en los próximos 3 años.

La pandemia es una de las razones que explican el impulso de la automatización, dado que motivó a que las empresas tuvieran que implementar soluciones escalables y de rápido desarrollo. De hecho, 2 tercios de los encuestados indicaron que usaron tecnologías automatizables para lidiar con el impacto del COVID-19 y un tercio de ellos reconoció haber invertido en automatizaciones alojadas en la nube para hacer frente a la nueva realidad.

Mucho más que RPA

Si bien el informe indica que, al igual que en los años anteriores, la RPA continúa siendo una de las tecnologías de automatización más populares dentro de las organizaciones, la pesquisa actual muestra que las empresas están ampliando su panorama en lo que respecta a las formas de trabajo digital automatizado.

La mayoría de las compañías ya hace uso de tecnologías de IA como Reconocimiento Óptico de Caracteres (OCR), Reconocimiento Inteligente de Caracteres (ICR) o Gestión de Procesos de Negocio (BPM).

Al implementar diferentes tecnologías, las organizaciones simplifican su operatoria y aumentan la cantidad de procesos que pueden ser automatizados, ampliando los casos de uso.

Intelligent Automation journey, una tendencia en crecimiento

Uno de los hallazgos más importantes del estudio se relaciona con el aumento de la cantidad de organizaciones que han iniciado procesos de automatización inteligente. De acuerdo al reporte, el 73% de las empresas encuestadas comenzaron a implementar tecnologías de AI, lo que supone un marcado incremento si lo comparamos con el 58% que habían dado inicio a estos procesos el año anterior.

No obstante, la mayor parte de los encuestados aclararon que aunque avanzan en pos de la automatización inteligente de varios de sus procesos, aún les resta mucho camino por recorrer.

Una de las razones por las cuales no pueden avanzar radica en la rapidez con la cual se desarrollan los adelantos tecnológicos. A pesar de que intentan actualizarse e implementar nuevas tecnologías, el ritmo de innovación continúa superando el de adopción.

Expectativas de crecimiento

Por último, la mayor parte de los encuestados indicaron que la adopción de las tecnologías de AI proporciona beneficios relacionados con la reducción de los costos, el aumento de la productividad, el incremento de la precisión en la operatoria y la mejora de la experiencia del cliente.

En líneas generales, las organizaciones esperan que sus estrategias de automatización impulsen un alza del 15% en los ingresos. De hecho los ejecutivos de aquellas compañías que implementaron iniciativas de AI que fueron más allá de las fases piloto afirmaron que lograron un incremento del 9% en el revenue.

Por otro lado, está comprobado que la RPA aumenta la capacidad productiva de la mano de obra humana, al liberarla de tareas repetitivas. Las soluciones de AI, por su parte, también cumplen un papel determinante en la productividad.

Según el informe, las organizaciones que han iniciado procesos de automatización lograron un aumento del 12% en la capacidad de la fuerza de trabajo desde que iniciaron su automation journey.

Tal como indica el informe, el verdadero potencial de la automatización no reside en una única tecnología, sino que consiste en la capacidad de combinar diferentes tipos de soluciones para eficientizar los procesos organizacionales, aumentar la productividad y potenciar el negocio. En ENTA Consulting somos especialistas en la implementación de estas tecnologías. ¡Contáctanos