A finales del 2019, los responsables de los sectores IT de las organizaciones se preguntaban por primera vez qué era la hiperautomatización, después de que Gartner la incluyera entre las 10 principales tendencias tecnológicas estratégicas para el 2020.

Casi tres años más tarde, este término sigue en vigencia no solo por haber sido incluido una vez más por la prestigiosa consultora como uno de los principales lineamientos tecnológicos para el año 2022, sino también por constituir una metodología orientada a optimizar los procesos empresariales con el objetivo de ejercer liderazgo y encontrar nuevas ventajas competitivas.

¿Querés saber qué es la hiperautomatización, cómo funciona y cuáles son los beneficios que aporta a las organizaciones? Te lo contamos en este artículo.

Qué es la hiperautomatización y cuáles son sus componentes

De acuerdo con Gartner, la hiperautomatización es un enfoque disciplinado y orientado a la optimización del modelo de negocio que les permite a las compañías identificar, examinar y automatizar de manera rápida y eficiente el mayor número de procesos empresariales y de IT.

Se trata de un encuadre que busca alcanzar la transformación digital y automatizar aquellas tareas que habitualmente implican procesos manuales, llevando a cabo una utilización coordinada y combinada de múltiples y diferentes tecnologías, plataformas y herramientas, como Inteligencia Artificial (IA), Automatización Robótica de Procesos (RPA), Gestión de Procesos Empresariales (BPM), Machine Learning (ML) y Procesamiento de Lenguaje Natural (NLP), entre otras.

Cuál es la diferencia entre hiperautomatización y automatización inteligente

La  automatización inteligente (AI) es el producto de la combinación de RPA con tecnologías de Inteligencia Artificial (IA). Básicamente se trata de la conexión de dos conceptos claves: acción y pensamiento.

La RPA es excelente para poner en marcha acciones que permitan gestionar las tareas a través de reglas. Sin embargo, existen algunos aspectos de la ejecución que requieren tomar decisiones antes de la puesta en práctica. Aquí es donde la IA juega un rol fundamental.

No obstante, la mera lectura de datos no produce cambios en los procesos. La verdadera magia reside en ejecutar herramientas de RPA sobre las decisiones que tomó la IA previamente. La AI combina estas técnicas, optimizando las iniciativas de automatización y potenciando la transformación digital de las organizaciones.

La hiperautomatización, por su parte, recoge el concepto de AI y lo amplía para incluir  aplicaciones adicionales. De esta forma, las diferentes herramientas (RPA, BPM, IA, ML, NLP, entre otras) se combinan para crear un marco que permite procesar el workflow dirigiendo la toma de decisiones, los análisis y las implementaciones de manera mucho más eficiente.

Cómo funciona la hiperautomatización

La RPA enriquecida por otras tecnologías, como ML e IA, constituye el núcleo que posibilita el desarrollo de la hiperautomatización. Esta combinación tecnológica permite que la automatización amplíe su campo de acción y se aplique a procesos que antes eran considerados como no automatizables. 

Por eso podemos afirmar que la hiperautomatización valida la automatización y la lleva un paso más adelante, aportándole poder y flexibilidad, lo que deriva en una aceleración en la obtención de resultados y una mejora sustancial en la productividad.

En el futuro, este enfoque continuará su crecimiento. De hecho, Gartner indica que el 85% de sus clientes aumentarán o sostendrán las actuales estrategias de inversión en hiperautomatización durante el próximo año.

Asimismo, la consultora vaticina que, para el 2024, las organizaciones reducirán sus costos operativos en un 30% como consecuencia de la combinación de tecnologías de hiperautomatización con procesos operativos rediseñados.

Beneficios de la hiperautomatización

Ahora que ya definimos qué es la hiperautomatización, llegó el momento de descubrir cuáles son las ventajas que su aplicación representa para las organizaciones.

Flexibilidad, integración y aceleración de procesos complejos

La hiperautomatización integra diferentes tecnologías digitales tanto en sus procesos como en los sistemas heredados. Esta característica permite un mejor acceso a los datos y hace más fluida la comunicación entre sectores.

Asimismo, el enfoque integrado incrementa la flexibilidad en las operaciones, ya que las compañías pueden escalar su capacidad gracias a la combinación de diversas tecnologías y acelerar las tareas complejas.

Implementación de fuerza de trabajo digital

La hiperautomatización potencia el accionar de los colaboradores digitales, que le aportan una nueva dimensión a las tareas y posibilitan el surgimiento de capacidades extraordinarias dentro de los equipos de trabajo.

La metodología basada en la hiperautomatización conecta diferentes aplicaciones y procesos organizacionales, tiene la capacidad de operar con grandes volúmenes de datos haciendo análisis y tomando decisiones, a la vez que permite descubrir nuevas oportunidades de automatización.

Aumento de la productividad de los colaboradores

Implementando iniciativas de automatización, los empleados pueden dejar de lado tareas tediosas y repetitivas para centrarse en funciones de mayor valor que potencian la productividad y la rentabilidad del negocio.

Este fenómeno libera el talento del personal aumentando su motivación y creando espacios para el surgimiento de ideas creativas y nuevas iniciativas.

Mejora del ROI

La hiperautomatización representa una ventaja competitiva para las organizaciones, ya que aumenta sus ingresos y reduce sus costos.

En un contexto en el cual la mayoría de las empresas cuentan con marcos presupuestarios estrictos, este enfoque posibilita una gestión eficiente de los recursos disponibles, posibilitando el retorno de la inversión en el corto plazo.

Ruta de la hiperautomatización: cómo implementarla en tu organización

Para obtener sus ventajas, no basta con saber qué es la hiperautomatización, sino que también es necesario conocer cómo ponerla en marcha.

De acuerdo con Gartner, para implementar este enfoque es necesario recorrer 3 pasos fundamentales:

1.      Definir un objetivo

Es decir, qué se quiere conseguir con la hiperautomatización. Aumentar los ingresos, garantizar la precisión de los procesos, reducir los tiempos de inactividad, disminuir los márgenes de error, cada organización tendrá sus propios KPI apuntados a la optimización de sus modelos de negocio.

2.      Optimizar los procesos

Analizar, redefinir y mejorar cada uno de los procesos a automatizar con el objetivo de lograr una correcta estructuración y evitar la duplicación del trabajo.

Al llevar a cabo este paso, se optimizarán los resultados de la hiperautomatización y se garantizará una implementación exitosa.

3.      Seleccionar y combinar herramientas

Por último, es necesario elegir las herramientas DigitalOps que se van a utilizar. De acuerdo a la consulta de Gartner, estas tecnologías son el centro del proceso de transformación digital, ya que posibilitan la integración de sistemas y recursos, brindándoles a las organizaciones la agilidad necesaria para mantenerse activas en un mundo que cambia constantemente.

En este paso, es fundamental hacer una selección adecuada de las diferentes herramientas (RPA, IA, ML, entre otras) y sus combinaciones para que cumplan con los objetivos planteados.

Entender qué es la hiperautomatización y aplicarla de manera efectiva les permite a las organizaciones transformarse digitalmente, integrar tecnologías, disminuir los costos operativos e incrementar la satisfacción de los colaboradores. ¿Tenés dudas sobre este enfoque tecnológico o te gustaría ponerlo en marcha en tu compañía? Contactanos.